sábado, 5 de septiembre de 2015

Un locutor hace un daño irreparable a uno de sus oyentes. (Surealismo en estado puro)


Lo que parecía una llamada cualquiera se convirtío en una ofensa y en un daño irreparable para el oyente. Llamar a una persona que se llama Jose Farncisco, Francisco José no tiene perdón de Dios. Espero que a estas horas el malicioso locutor está ya en prisión. IRONÍA ON!


No hay comentarios:

ENTRADAS HISTORICAS (ABRIL 2018)

Remember Tulua Siglo XXI



Entradas populares