sábado, 24 de abril de 2010

Un año del inicio de la gripe A. Investigación en el Consejo de Europa sobre irregularidades en el proceso.

Ayer viernes 23 de Abril se cumplía un año del inicio de la gripe porcina.Las clases se suspendieron en todas las escuelas de todos los niveles de la Ciudad de México. A partir de ahí empezó la historia de la primera pandemia del siglo XXI.

Hoy un año después se aprecia como algunas cosas empiezan a cambiar. La historicamente fe ciega en organismos públicos de salud, empresas farmaceuticas, vacunas etc., se ha convertido en un escepticismo más o menos generalizado. Y es que esta vez se han sobrepasado los límites de lo que cualquier persona minimamente despierta puede admitir. Se ha apretado demasiado el acelerador, y a la vista de todos se ha desarrollado un proceso de pánico injustificado, decisiones sospechosas basasdas en intereses económicos y procedimientos de fabricación de vacunas poco seguros.

Pero esta vez puede no salir gratis. Wolfang Wodard Presidente del Comité de Salud del Consejo de Europa, doctor y epidemiólogo ha pedido una comisión de investigación sobre el papel de las compañías farmacéuticas, la Organzación Mundial de la Salud (OMS) y los países en la gestión de la gripe porcina y la campaña de pánico no justificado generada y la comisión ha sido concedida. En una entrevista a l'Humanité el pasado 7 de enero desgranaba algunos de los aspectos que le hicieron sospechar de un proceso plagado de aspectos oscuros e intereses económicos.

Algunas claves de la entrevista son los siguientes:

* Una alarma demasiado alta (se hablaba de la pandemia del siglo) para unos números de afectados demasiado bajos.

* La modificación de la definición de pandemia por parte de la OMS que conllevó la posibilidad de calificar como tal una enfermedad sin la gravedad de esa definición.

* La recomendación de vacunarse a los mayores de 60 años cuando no había prácticamente nadie mayor de 60 años que hubiera desarrollado la enfermedad de la gripe porcina.

* La sospechosa recomendación de la OMS de llevar a cabo dos inyecciones de la vacuna para cada persona, cuando no se había hecho nunca antes y no había justificación científica para ello.

* La recomendación de usar únicamente vacunas patentadas, que solo los grandes laboratorios habían diseñado, fabricado y tenían listas.

* La creación de una vacuna a toda prisa y sin seguridad.

* La existencia de un grupo de personas de la OMS, asociado muy de cerca con la industria farmacéutica.

Durante la entrevista Wolfang Wodard apunta además sus sospechas hacia una vacuna desarrrollada por Novartis (Optaflú) creada en un bioreactor a partir de células cancerosas. Una técnica que nunca había sido usada hasta el momento. El propio Wolfgang Wodarg se opuso en Alemania al desarrollo de vacunas con esta técnica. Desde entonces el producto no se usó en Alemania, donde el gobierno rescindió el contrato con Novartis., pero sí en el resto de Europa incluida España.

A continuación por su interés la entrevista en su integridad:

¿Qué le hizo sospechar de la influencia de las compañías farmacéuticas en las decisiones tomadas en relación con la gripe A?

Wolfgang Wodarg. Nos enfrentamos al enorme fracaso de las instituciones nacionales responsables al alertar sobre los peligros y reaccionar en caso de que se produzca una pandemia. En abril, cuando surgió la primera alarma en México me quedé muy sorprendido por los datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud para justificar la declaración de una pandemia. De inmediato tuve sospechas: las cifras eran muy bajas y el nivel de alarma muy alto. No había más de mil enfermos cuando ya se hablaba de la pandemia del siglo. Y a la alarma se le dio el carácter de extrema basada en el hecho de que se trataba de un virus nuevo. Pero lo característico de las enfermedades gripales es que se desarrollan rápidamente con virus nuevos que se encuentran en nuevos receptores, animales, seres humanos, etc.

No había nada nuevo en este caso. Todos los años aparecen nuevos virus de este tipo de ?gripe?. En realidad, no había motivo para declarar la alarma a este nivel. Y se pudo hacer porque, a primeros de mayo, la OMS cambió su definición de pandemia. Antes, no sólo era necesario que la enfermedad brotara en varios países a la vez sino que también tuviera graves consecuencias con un número de muertes superiores a la media.. Este último factor se eliminó de la nueva definición mientras se mantenía como único criterio el hecho de la propagación de la enfermedad. Y afirmaron que el virus era peligroso porque la gente no había podido desarrollar defensas inmunitarias frente a él. Algo que respecto a este virus era falso, ya que se pudo observar que los mayores de 60 años tenían ya anticuerpos. Es decir, que habían estado antes en contacto con virus similares. Esa es la razón de que prácticamente ninguna persona mayor de 60 años haya desarrollado la enfermedad. Sin embargo, ese fue el grupo de población a quien se recomendó vacunar rápidamente.

Entre los hechos que me suscitaron sospechas estaban, por una parte, la declaración de la alarma. Por otra, algunos sucesos muy extraños. Por ejemplo, la recomendación de la OMS de vacunar con dos dosis, algo que nunca se había hecho con anterioridad, y que no tenía justificación científica. También, el hecho de que se recomendase utilizar exclusivamente vacunas con patentes especiales. Sin embargo, no existía razón alguna para no añadir, tal como se hacía todos los años, partículas específicas antivirales del nuevo virus H1N1 que completaran la vacuna estacional de la gripe. Y no se hizo porque prefirieron recurrir a materiales patentados que los laboratorios principales habían elaborado y fabricado para que estuvieran disponibles en caso de pandemia. Y al hacerlo así, no dudaron en poner en peligro a las personas vacunadas.

¿De qué peligro habla?
WW.: Para disponer de vacunas rápidamente, en algunas preparaciones se utilizaron adyuvantes cuyos efectos no habían sido suficientemente experimentados. En otras palabras, se empeñaron en utilizar los nuevos productos patentados en lugar de desarrollar vacunas con los métodos tradicionales de producción, mucho más sencillos, más seguros y más baratos. No existía fundamento médico para ello, se trató exclusivamente de razones comerciales..

¿Cómo es posible justificar algo semejante?
W.W.: Para comprenderlo hay que remontarse al episodio de la gripe aviar de los años 2005 y 2006. Fue entonces cuando se diseñaron nuevos procedimientos internacionales para enfrentarse a una alarma de pandemia. Los planes se desarrollaron oficialmente para garantizar la rápida producción de vacunas en caso de alarma, lo que dio lugar a negociaciones entre las farmacéuticas y los gobiernos. Por una parte los laboratorios se comprometieron a estar dispuestos para desarrollar las medicinas, y por la otra los Estados les garantizaron que les comprarían toda la producción. Tras este extraño acuerdo la industria farmacéutica no asumía riesgo económico alguno al fabricar nuevos productos. Y en caso de un brote pandémico se aseguraban el premio gordo.

¿No está de acuerdo con el diagnóstico ni con la potencial gravedad de la gripe A?

W.W.: Exactamente, se trata simplemente de una variedad normal de gripe. No ha causado sino un décima parte de las muertes debidas a la gripe estacional. Lo que desató la gran campaña de pánico, tal como hemos comprobado, era la oportunidad de oro para los representantes de los laboratorios, conscientes de que podían llenarse los bolsillos si se declaraba una pandemia.

Las acusaciones que hace son muy graves. ¿Cómo es posible que ese proceso se produjera en el seno de la Organización Mundial de la Salud?

W.W.: Una serie de persona de la OMS están estrechamente relacionadas con la industria farmacéutica.

¿La investigación del Consejo de Europa irá en esta dirección?

W.W.: Queremos aclarar todo lo sucedido en esta masiva operación de intoxicación informativa. Queremos saber quién tomó las decisiones, en qué evidencias científicas se basó y en qué forma, exactamente, la industria farmacéutica ha influido en la toma de decisiones. Ha llegado el momento, para nosotros, de exigir responsabilidades a los gobiernos. El propósito de la comisión de investigación es que no se produzcan más falsas alarmas en el futuro, de forma que la gente pueda confiar en los análisis y la experiencia de las instituciones públicas nacionales e internacionales. Estas últimas han quedado desacreditadas porque millones de personas han sido vacunadas con productos con posibles riesgos para la salud. Ha sido algo innecesario y ha ocasionado un considerable derroche de dinero público.

¿Tiene datos concretos de la cantidad despilfarrada?
W.W.: En Alemania llega a los 700 millones de euros. Pero resulta muy difícil conocer las cifras exactas porque se trata, por una parte de vacunas que se han revendido a otros países y, sobre todo porque las empresas se han amparado en el principio del respeto al ?secreto empresarial? respecto de las cantidades percibidas por los contratos firmados con Estados, en los que no existe cláusula alguna de indemnización.

¿El trabajo de los grupos de presión de las empresas farmacéuticas sobre los Institutos nacionales de Salud será también motivo de investigación del Consejo de Europa?

W.W.: Sí, analizaremos la actitud de instituciones como el Instituto Robert Koch de Alemania, o el Instituto Pasteur de Francia que, de hecho, deberían haber aconsejado a sus gobiernos desde una actitud crítica. En algunos países, sus instituciones sí lo hicieron. En Finlandia y Polonia, por ejemplo, se alzaron voces críticas para decir: No lo necesitamos.

La tremenda campaña de intoxicación informativa mundial, Ha sido posible también porque la industria farmacéutica tenía representantes incluso en el seno de los países más poderosos.

W.W.: En lo que se refiere a los ministerios, me parece obvio. No puedo explicarme cómo especialistas, gentes muy inteligentes que conocían al dedillo los problemas de las enfermedades gripales, no denunciaran lo que estaba ocurriendo.

¿Qué ha sucedido, entonces?
W.W.: Sin llegar al extremo de hablar de corrupción directa, algo que estoy seguro existe, los laboratorios tienen mil maneras de influir en sus decisiones. Un caso concreto es cómo Klaus Stöhr, responsable del departamento de epidemiología de la OMS en la época de la gripe aviar, y quien por lo tanto preparó la estrategia para afrontar la pandemia a la que me he referido antes, mientras tanto se había convertido en alto ejecutivo de la compañía Novartis. Y similares nexos existen entre Glaxo y Baxter, etc. e influyentes miembros de la OMS. Estas grandes compañías tenían a sus gentes en el engranaje y tiraron de las cuerdas para que se tomaran las decisiones adecuadas. Es decir, las que les iban a permitir conseguir todo el dinero posible de los contribuyentes.

Pero si su denuncia tiene éxito ¿no sería un aliciente para que los ciudadanos insistieran en que sus gobiernos pidieran cuentas a esas grandes empresas?

W.W.: Sí, tiene razón, ese es uno de los desafíos principales relacionados con esta investigación. Los Estados podrían aprovecharse de ello para impugnar los contratos firmados, digamos, en condiciones inadecuadas. Si se pudiera demostrar que el proceso se inició por la presión de las empresas, entonces se les debería apoyar para que exigieran la devolución. Pero eso es sólo la parte financiera, existe otro aspecto humano, el de las personas vacunadas con productos no suficientemente experimentados.

¿Qué clase de riesgos asumieron, sin saberlo, las personas sanas que se vacunaron?

W.W.: He de repetirlo, las vacunas se desarrollaron demasiado rápidamente, y los adyuvantes no fueron suficientemente probados. Pero lo peor es que la vacuna fabricada por Novartis se produjo en un bio-reactor a partir de células cancerosas. Una técnica nunca utilizada hasta ahora.

Cómo es evidente que no soy un experto-, ¿puede alguien hacer una vacuna procedente de células enfermas?

W.W.: Lo normal es utilizar huevos de gallina en los que se desarrollan los virus. Porque necesitamos trabajar con células vivas ya que los virus sólo pueden multiplicarse de esta manera... Por definición, las preparaciones con virus se hacen así. Pero este procedimiento tiene un gran defecto: es lento y se necesitan cantidades ingentes de huevos. Y es largo y complejo técnicamente Otra técnica potencialmente buena es el cultivo de virus en células vivas en bio-reactores, lo que requiere de células que crezcan y se dividan rápidamente. Se parece un poco al sistema de fabricación de yogures, que también se produce en un bio-reactor, pero en este caso la célula está tan alterada en su ambiente y crecimiento que reacciona como una célula cancerosa. Y es en esas células que se multiplican tan rápidamente donde crecen los virus. Pero para fabricar la vacuna los virus tienen que volverse a extraer de esas células en la que se implantaron. Y puede ocurrir que durante el proceso de fabricación de la vacuna, queden resto de células cancerosas en la preparación. Es lo mismo que sucede en la elaboración convencional con huevos. Por eso sabemos que en el caso de la vacunación clásica de la gripe, pueden producirse efectos secundarios en personas alérgicas a la albúmina del huevo. No puede excluirse, por ello, que proteínas residuales de una célula cancerosa se encuentren en una vacuna producida mediante bio-reactores y puedan generar un tumor en la gente. Según un principio generalizado de prudencia, antes de que ese producto vaya al mercado, se tiene que estar seguro al 100% de que ese tipo de efectos se han excluido totalmente.

¿Y no se ha hecho así?
W.W.: No, no se ha hecho. La AME (Agencia Europea del Medicamento), organismo dependiente del Comisario Europeo de Asuntos Económicos, con sede en Londres y que autoriza la venta de vacunas en Europa, dio luz verde para la comercialización de este producto, alegando, concretamente, que esta forma de elaboración no ofrecía riegos significativos. Algo considerado por muchos especialistas, y por una institución independiente de medicamentos aquí en Alemania, de manera muy diferente, que por el contrario hicieron sonar la alarma y divulgaron sus objeciones. Yo me tomé muy en serio las advertencias, estudié el caso e intervine en el comité de salud del Bundestag del que entonces formaba parte, para que esa vacuna no se utilizase en Alemania. Hice saber que no me opongo en manera alguna al desarrollo de vacunas con esta técnica. Pero es preciso antes tener la garantía total de su inocuidad. El producto, en consecuencia, no ha sido utilizado en Alemania donde el gobierno rescindió el contrato con Novartis.

¿Cuál es el nombre de esta vacuna?
W.W.: Optaflu

Pero ¿eso quiere decir que en otros países europeos como Francia el producto puede comercializarse sin problema?

W.W.: Sí, tenía la autorización de la AME y puede utilizarse en cualquier lugar de la Unión Europea.

¿Qué alternativa propone para que no se vuelvan a producir escándalos de este tipo?

W.W.: La OMS debería ser más transparente, de forma que supiéramos quién decide y qué clase de relaciones existen entre los miembros de la organización. Debería, asimismo, estar controlada por al menos una cámara electa, capaz de reaccionar críticamente y donde todos pudieran expresar su opinión. Es esencial este refuerzo del control público.

¿No se trata de un crear un nuevo sistema capaz de dirigir un asunto que constituye un bien común para todos los ciudadanos del planeta?

W.W.: ¿Podemos seguir permitiendo la producción de vacunas y la forma de hacerlo a instituciones cuyos fines son ganar cuanto más dinero sea posible? O ¿La producción de vacunas es algo que los Estados deben supervisar en su totalidad y realizar por sí mismos? Esa es la razón por lo que creo deberíamos renunciar al sistema de patentes en las vacunas. Es decir, la posibilidad de monopolizar la producción de vacunas por una gran compañía. Algo que acarrea el sacrificio de miles de vidas, simplemente en nombre del respeto a los derechos de monopolio. Tiene usted razón, esa exigencia en particular se ha hecho algo evidente para mí.




No hay comentarios:

ENTRADAS HISTORICAS (OCTUBRE 2014)

Danzas y exposición micológica en Alonsotegi


Hoy se han juntado en Alonsotegi varias agrupaciones de dantzaris de Enkarterri. Ha habido grupos de Zalla, Balmaseda, Karrantza, Güeñes, Okondo, Garai y, por supuesto, de Alonsotegi, con el grupo anfitrión  Mendipe Dantza Taldea.




 El evento ha coincidido con la novena muestra micológica local organizada por la sociedad micológica Lortxeta de Alonsotegi.

Aquí en el blog ya recogimos en su día imagenes de las exposiciones de 2010 y de 2011.


Entradas populares