sábado, 27 de abril de 2013

Las mejores melodías de la historia de la música

En este post (habrá más) voy a tratar de recopilar las mejores melodías de la historia de la música. Busco sobre todo melodías  "eternas" que nunca pasan de moda, suelen ser canciones antiguas que luego han tenido cientos de versiones. Hay algunas que no son tan antiguas pero que en unos cuantos años ya se han convertido en clásicas. Evidentemente hay tantas listas como personas, es más si esta lista la hiciera dentro de algún tiempo seguro que alguna de las canciones cambiaría, pero a día de hoy esta es mi selección. Cual quitarías tú? Cual te parece que falta?

Pachelbel: Canon en D Mayor. Es para mí la melodía perfecta. No me puedo creer que no hayas vibrado alguna vez con estos violines?



Johan Sebastian Bach: Aria de la Suite nº 3 en R Mayor. Otra melodía de ensueño. Junto con la anterior sonaron en la boda quien suscribe. Fueron interpretadas por los maestros Miren Redondo y Juan Mª Atxurra.



Paul Mauriat: Love is Blue. Unas pocas notas, unos pocos acordes para una sintonía mágica que nunca pasa de moda.


Boris Fomin: Dorogoi Dlinnoyu (Дорогой длинною). Ya escribí hace tiempo en este blog sobre esta maravillosa canción y sus diferentes versiones, Qué tiempo tan feliz en castellano y Those Where the days en inglés. En aquella ocasión puse entre otras una versión maravillosa de los coros y danzas rusas. En esta ocasión pongo una soberbia interpretación de Victoria Tsyganov. A las lectoras del blog les recomiendo esta  otra versión que seguro les encanta.




Mychael Nyman: The sacrifice - El piano. Pocas veces ha aportado tanto una banda sonora a una película. Una verdadera joya de la composición del maestro Michael Nyman




Yann Tiersen: Les jours triste BSO Amelie. Otra Banda Sonora histórica, y otra melodía que se mete por los sentidos:



Bruno Coulais: Vois sur ton chemin. BSO de Los chicos del coro. Otra melodía inolvidable que complementa a la perfección la película "Les Choristes"




Mikel Laboa: Txoria txori. Ya ha salido un par de veces esta canción en este blog. La primera en una versión callejera en plena Aste Nagusia. y la segunda en un vídeo a dúo entre John Kelly y Maite Itoiz. Txoria txori, es para nosotros los vascos como el himno no oficial. Rara es la comida que acaba con un "kantaldi" en la que no sale esta canción, que es un canto a la libertad: "Si le hubiera cortado las alas habría sido mío, no habría escapado. Pero así, habría dejado de ser pájaro. Y yo... yo lo que amaba era un pájaro.". "Hegoak ebaki banizkio nerea izango zen, ez zuen aldegingo. Bainan, honela ez zen gehiago txoria izango eta nik... txoria nuen maite."



Wim Mertens: Close Cover: Hay varias de las canciones del minimalista belga Wim Mertens que cabrían aquí, esta maravilla a cuatro manos, o la "enloquecedora" Struggle for pleasure.Música "culta" para deleite de oídos exquisitos.



Ángel Cabral: Qué nadie sepa mi sufrir. Este 3 por 4 es otra de mis debilidades. La canción origianl fue compuesta por Ángel Cabral en 1936, unos cuantos años más tarde la cantaba Edith Piaf en una versión llamada "La Foule". La versión que pongo es de un cantante colombiano Charlie Zaa, que junta el Nadie sepa mi sufrir con otra joya "Aunque me duela el alma de Julio Jaramillo", y aunque se sale bastante del original, creo que es de las versiones más bonitas que se pueden escuchar de esta canción.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Hello to every single one, it's in fact a pleasant for me to visit this web page, it contains priceless Information.

my weblog - sell diablo 3 gold

ENTRADAS HISTORICAS (JUNIO 2014)

My name is Vitas


Habréis podido comprobar en estas líneas, que cuando "trabajo" como Disck Jockey mi nombre es DJ Vitas. Alguno ha habido que me ha preguntado el por qué de ese nombre y se lo he explicado, pero aprovecho el blog para contarlo.
Los hechos se remontan a los años 70 cuando a unos amigos de Alonsotegi nos dio por subir a una pista de tenis que había en el monte para jugar unos partidillos. La pista la habían hecho mis padres y sus amigos, al lado de un pequeño "txoko"" (cabaña) que teníamos en Mintetxu. Más que una pista era un pedregal, por la parte de la casa de Zabaleta/Etxebarria tenía una subida que parecía el Mont Ventoux, uno de los laterales tenía al lado la ladera del monte de forma que si te la cruzaban bien acababas comiendo más helechos que La Carranzana (famosa cabra de Zabaleta), había quien tenía hasta su propia piedra a donde dirigía sus saques para lograr un ace por rebote inalcanzable.
Allí solíamos subir, Manu, Forme, Michel, Txema, Alfonso, Iñaki, Ramontxu, Paty, Blas y alguno que otro que seguro se me olvida. Creo que incluso Iñigo hoy "miembro destacado del gobierno vasco" también pasó por las "famosas pistas de tierra batida".
Como me recuerda Ramontxu en un email que me envió el otro día "...me he acordado del Wimbledon de Alonsótegui, allí arriba y de Vitas Gerulaitis, y de ... que recuerdos." Pues sí, aquel era nuestro Wimblendon o nuestro Roland Garros particular, allí pasábamos tardes enteras de verano entre cabras, pasingbols y cafés de puchero. El remate final era la bajada hasta Alonsotegi cuando empezaba a oscurecer, ese era el momento mágico en el que hablar de extraterrestres, de la vida en otros planetas y por qué no, de discutir sobre la existencia de Dios.
En aquel contexto, y en un pueblo en el que los motes son más conocidos que el nombre propio, alguno me  tenía que caer. Al llamarme Jesus a alguien le dio por "anglizar" mi nombre y me empezaron a llamarme "Yisas" . Como por aquella época uno de los mejores jugadores de tenis era el americano Vitas Gerulaitis, mi nombre de guerra pasó a ser Jesus(Yisas) Gerulaitis. Con el tiempo acabé adoptando el verdadero nombre del famoso jugador y muchos de mis amigos me llaman desde aquello Vitas. Como a mi también me gusta, yo también lo utilizo en algunos casos. Lo de DJ Vitas es precisamente uno de esos casos.
El otro día Paty el nombre de guerra de uno de los "cabezas de serie" de aquellos míticos Wimblendon/Mintetxu me enviaba una imagen que hacía que me reafirmara todavía mucho más en mi apodo. Qué bonita la respuesta de mi "buen amigo Vitas", todo una oda al saber perder con orgullo, al mantener la cabeza alta pese a los fracasos  y como no al buen sentido del humor!

Entradas populares