sábado, 16 de abril de 2011

El cuento de las pelusas calientes



Conocí el cuento de "Las pelusas calientes" en la época en que solía asistir a charlas, seminarios y vacaciones con los amigos de Sumendi. En esos lugares desde luego no faltaban "pelusas calientes" en forma de abrazos y caricias positivas.

Hoy que estamos pasando una crisis económica, pero también de principios, de solidaridad y de afectos, creo que es un buen momento para compartir este precioso cuento, que habla de lo tacaños que somos en decir una palabra bonita, un abrazo o un "te quiero". Y del daño que todo esto nos hace.

EL CUENTO DE LAS PELUSAS CALIENTES  


Erase una vez hace mucho tiempo un país muy feliz. A los habitantes de este país se les regalaba nada más nacer una pequeña y suave bolsa de pelusas. Cada vez que una persona metía la mano en su bolsa podía sacar una pelusa caliente. Había mucha demanda de estas pelusas porque tenían la capacidad de hacer sentir a quien las recibía, una gran alegría, consuelo y abrigo. Así cada vez que a alguien le apetecía podía ir a tu encuentro y decirte me gustaría recibir una pelusa caliente. Acto seguido uno metía la mano en su bolsa y sacaba una pelusa chiquitita. La pelusa sonreía y florecía, convirtiéndose en una pelusa grande y acogedora. Entonces se acomodaba en el interior de la persona deshaciéndose contra su piel y haciéndola sentir llena de alegría y esperanza. La gente que, por alguna circunstancia, no recibía Pelusas Calientes con regularidad, corría el peligro de contraer una enfermedad en la espalda que los encogía y, a veces, podían incluso morir. La gente siempre se estaba pidiendo mutuamente Pelusas Calientes y, puesto que eran gratis, no había problemas para conseguir suficientes. Al haber para todos, las personas se sentían muy cómodas y abrigadas la mayor parte del tiempo.


Pero un día un malvado brujo se enfado porque todos eran felices y nadie compraba sus pociones y ungüentos así que ideó un plan perverso difundió en todo el país el rumor de que las pelusas se agotaban, que no se podían dar tan a la ligera cuando a uno le apeteciera. Debían ser más prudentes y reservar pelusas para sí mismos. Muy pronto la gente se fue volviendo más tacaña y comenzó a notarse la escasez de pelusas calientes, todos se sentían más tristes y desprotegidos, desesperanzados, como adormecidos y sin espíritu. Algunos empezaron a encogerse y, de vez en cuando, alguno moría por falta de Pelusas Calientes. Así, más y más personas iban a comprarle pociones y ungüentos al brujo, aunque no parecían muy efectivos.

Antes de que el brujo apareciera, la gente acostumbraba a reunirse en grupos de tres, cuatro o cinco personas, sin importarle demasiado quién daba Pelusas Calientes a quién. Después de que llegara el brujo, la gente empezó a emparejarse y a reservar todas sus Pelusas Calientes para sus parejas. Las que se descuidaban y daban una Pelusa a alguien más se sentían culpables, porque sabían que su pareja seguramente notaría la pérdida. Y los que no encontraban una pareja generosa tenían que comprar sus Pelusas y trabajar muchas horas para poder pagarlas.

No hace mucho tiempo, una adorable mujer de feliz sonrisa, llegó a ese país entristecido. Parecía no haber oído hablar del brujo, y no le preocupaba que se acabaran sus Pelusas Calientes. Las daba libremente, incluso cuando no se las pedían. Algunos no la aceptaban, porque hacía que los niños se despreocuparan de que se les acabaran las Pelusas Calientes. En cambio a los niños les gustaba mucho, porque se sentían bien con ella. Y pronto volvieron a dar Pelusas Calientes siempre que les apetecía.

Las personas mayores comenzaron a preocuparse y decidieron utilizar la Ley para proteger a los niños del derroche de sus reservas de Pelusas Calientes. La Ley convirtió en una actividad criminal dar Pelusas Calientes de manera descuidada, sin licencia. Sin embargo, muchos niños parecían no enterarse y a pesar de la Ley, continuaron dándose Pelusas Calientes unos a otros siempre que les apetecía y siempre que se las pedían. Y como había muchos niños, casi tantos como personas mayores, parecía que podrían salirse con la suya.

Hoy por hoy es difícil adivinar qué sucederá. ¿Podrán las fuerzas de la ley y el orden detener a los niños? ¿Irán las personas mayores a unirse a aquella mujer y a los niños para darse cuenta de que siempre habrá tantas Pelusas Calientes como se necesiten? ¿Recordarán aquellos días en los que eran tan felices, sabiendo que había Pelusas Calientes en cantidad ilimitada? ¿Las volverán a dar libremente?


Este asunto se extiende por toda la tierra y probablemente la lucha esté llegando a donde tú vives. Si lo deseas, y ojalá así sea, puedes unirte dando y pidiendo libremente Pelusas Calientes, y siendo todo lo amoroso y sano que puedas.

He puesto una versión reducida del auténtico cuento de Claude Steiner. La versión completa se puede ver en este enlace.

Para los que prefieran verlo en video: (El relato solo dura hasta el minuto 3:15)



Como ya hemos aprendido lo bien que sientan las pelusas calientes y que no se terminan nunca, envío una a cada uno de los que de vez en cuando se pasan por este Blog.


Si te ha interesado este cuento quizás también te interese esto: Abrazos.

No hay comentarios:

ENTRADAS HISTORICAS (ENERO 2015)

Ponzoñas 40


Como ya estaba hartito de los números romanos, nos pasamos a los números decimales. He dicho.

La fundación de los líderes de Podemos guió la guerra sucia de Chávez contra sus opositores: Hace ya unos días publicaban en Vozpópuli este artículo que considero muy esclarecedor sobre las verdaderas formas de actuar que esconden los dirigentes de Podemos. Más allá de fórmulas económicas inviables y de sistemas políticos fracasados (allí donde se han probado), este artículo muestra las malas artes en las que asesoran  a otros gobiernos. En este caso el gobierno asesorado era el de Hugo Chávez el año el 2011 y el organismo que ejercía de asesor era la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS). La fundación CEPS a cuya dirección pertenecen Pablo Iglesias e  Iñigo Errejón, y que tenía como asiduo colaborador a Juan Carlos Monedero, cobró la nada despreciable cifra de 3,7 millones de euros de Chávez en diez años. Pero lo más sorprendente es el tipo de asesoría que realiazabn: Ante la huelga de hambre de una veintena de opositores al régimen Chavista la fundación CEPS aconsejó: "infiltrar topos policiales y médicos, ...,con el fin de obtener datos para desacreditarlos (erosión de la verosimilitud del hecho) y, de paso, tacharlos de locos (identificar posibles incapacidades mentales del huelguista)"En la asesoría de la fundación se detallan las actuaciones que debían realizar los médicos infiltrados desde el gobierno: Identificar "en las primerísimas etapas del conflicto posibles incapacidades mentales del huelguista en caso de que las hubiera y pudieran ser causales de la radicalización de la misma. Para ello será preciso contar con un objetivo historial médico del sujeto, así como información de proximidad de sus parientes, vecinos, respecto a su comportamiento pasado". Es decir rebuscar en el historial médico de los huelgistas de hambre y entre los familiares para desacreditar a los mismos. Así se las gastan estos nuevos Mesías del juego limpio.


 La industria farmacéutica está causando más muertes que los cárteles de la droga: El artículo de El Confidencial se hace eco de la vista a Madrid de El doctor Allen Frances, catedrático emérito de la Univesidad de Durham, quien dirigió la penúltima edición de la conocida como “Biblia de la psiquiatría”, el DSM IV. El Doctor lanza acusaciones muy duras:"si el DSM 5 tiene éxito el 81% de la población de entre 11 a 21 podría ser diagnosticada con una enfermedad mental".Sobre la todopoderosa industria farmacéutica dice lo siguiente:  “Esta colosal industria está lavando el cerebro a todo el mundo para que tomen pastillas, aunque no las necesiten” "Han conseguido que todos (médicos y pacientes) creamos que las drogas son la única solución a nuestros problemas." Sobre la prescripción de medicamentos a los niños dice lo siguiente:"A las farmacéuticas no les interesa desarrollar antibióticos que la gente sólo va a tomar dos o tres días, pero van a hacer todo lo posible para vender medicamentos a los niños, porque serán consumidores para toda la vida”. La última aseveración sobre la industria farmacéutica es terrorífica: "La gente tiene que empezar a darse cuenta de que esta gente no son nuestros amigos. No es gente que se preocupa por nosotros: se preocupan por sus beneficios, y debemos ser escépticos y controlarlos. Los doctores están prescribiendo narcóticos como locos, y LA INDUSTRIA ESTÁ EMPEZANDO A SER MÁS PELIGROSA QUE LOS CARTELES DE LA DROGA, Y YA ESTÁ CAUSANDO MÁS MUERTES. Esto es tan indignante que el cambio tiene que ser inminente”. 

Àrabes, moros, musulmanes e islamistas – una aclaración:  ¿Es lo mismo musulmanes que islamistas? ¿Hay diferncia entre el término moro y musulman? ¿Son árabes solo los que viven en Arabia? Este artículo te lo aclara. Eso sí por mucho que te lo aclare, al menos así me pasa a mí, seguirás teniendo muchas dudas sobre qué término utilizar en cada caso.


Ibiza, Las Vegas y la burbuja de los discjockey: Tras la "inocentada" del pasado domingo, este artículo del Confidencial me viene de perlas para hablar algo más en serio sobre el mundo de los Disck Jockeys. En el reportaje de Victor Lenore se nos muestra un poco el mundillo de esas figuras mediaticas y multimillonarias en que se han convertido los "pinchas" top del panorama internacional. Así, se habla de cachés de 250.000 dolares por noche, de contratos de 20 millones por una "residencia" de dos años, fortunas de once millones de dólares (Afrojack) de catorce millones de dólares (Svën Vath), de diciseis millones de dólares (Carl Cox) o de facturaciones anuales de once millones de dólares (Steve Aoki).

Las 35 aguas más cristalinas del mundo: ¿Has empezado ya  a preparar las vacaciones de este 2015? Pues en este artículo encontrarás unos cuantos sitios en los que al menos sus aguas no te defraudarán.




Entradas populares