martes, 22 de febrero de 2011

Así viví el 23 - F



Parece que se ha puesto de moda contar donde estaba cada uno el 23 F de hace 30 años. No voy a ser yo menos, y voy a contar como viví aquel “histórico” día.

La tarde del 23 F de 1981 quien suscribe estaba en casa tranquilamente estudiando (puede ser que al día siguiente tuviera examen) pero como uno siempre ha sido multitarea, estaba también oyendo la radio. Ese día se daba un acontecimiento importante, la votación para la investidura de Leopoldo Calvo Sotelo, tras la dimisión de Adolfo Suarez. En un momento dado sentí necesidad de ir al baño, y como no quería perderme la votación (la democracia era todavía una novedad) entré con la radio al lugar en el que todos somos iguales.

Allí estába yo “concentrado” cuando se produjeron los acontecimientos. Así que no sé cómo te pillaría a ti, pero a mí el 23-F “ME PILLÓ C_G_N_D_”(Ponga usted las vocales)

El locutor muy nervioso empezó a relatar como un Guardia Civil había entrado en el Congreso de los Diputados, acto seguido se escuchó algún grito y de repente TA-TA-TA- TA-TA-TA- TA-TA-TA- TA-TA-TA.Y silencio.Qué se imagina uno en esos momentos? Pues que había habido una matanza Que el Guardia Civil de marras, se había cepillado a medio Hemiciclo.Así que salí del lugar de actos y todo alterado le dije a mi madre que estaba con su amiga Mª Angeles. Ama Guerra Civil! Guerra Civil!

Pues sí fue lo primero que se me ocurrió. Ellas me decían como va a ser una Guerra Civil no fastidies! Luego la radio empezó a hablar de golpe de estado, y quitaba algo de dramatismo a mis predicciones. A partir de ahí la historia es conocida. Los tanques de Milan del Bosch (quien iba a decir cuando aquello que acabaría yo viviendo cerca de la ciudad donde salieron esos tanques!) , el discurso del Rey etc etc.  Estuve hasta tarde oyendo la radio, pero al final me fui a la cama y al día siguiente me dijo mi padre que la cosa se había solucionado.
No hay mucho mas que contar de lo ocurrido, pero sí recuerdo que algún tiempo más tarde nuestro profe de filosofía (mi admirado Txema Hornilla) nos hizo un análisis algo diferente. El nos dijo que había sido un golpe de estado moderno, un golpe de estado a la europea, que ya no se podían dar golpes de estado como en sudamerica, con miles de muertos, pero que el Golpe había triunfado claramente y que muchas cosas importantes habían cambiado después de aquel día.

Hoy documentándome en internet para escribir esto he encontrado un curioso artículo que no tiene desperdicio:

¿Cómo actuó la CIA durante la transición?
Los norteamericanos se asustan bastante cuando el 25 de abril de 1974 se les va de las manos el proceso en Portugal a raíz de la revolución de los claveles. Por eso se centran desesperadamente en España para amarrar bien su posición en la península Ibérica. En el 74, en Suresnes, el PSOE es refundado con el apoyo de la CIA y del Servicio de Información de Carrero Blanco. Ellos son los que llevan a Felipe González a Suresnes, le escoltan y le dan el pasaporte. González se convierte en una alternativa controlada.
¿Entonces la victoria socialista de 1982 no fue un cambio tan radical?
Sólo un dato. González es el que mete a España en la OTAN en 1986 después de mantener el rechazo a este organismo como fórmula para llegar al poder. Felipe González fue un hombre de los norteamericanos y de la Social Democracia alemana desde siempre. Pero para llegar al poder le interesaba ofrecer una imagen de izquierda.
¿Si se hubiera producido un vacío de poder durante la transición, EEUU hubiera intervenido?
El vacío de poder se poder se produce el 23 F que ellos mismos apadrinan, auspician y tutelan. En el 23 F está implicada directamente la embajada norteamericana y el jefe de la Estación de la CIA en España.

Hoy estoy convencido Txema Hornilla tenía mucha razón.

3 comentarios:

Kepa dijo...

Yo estaba en la mili acongojado pensando que en vez de un año podria estar 10

Vitas dijo...

Pues fijate que me suena lo de la mili y lo del 23 F de habertelo oido.
Hubiera sido muy fuerte ver entrar al soldado Kepa con las huestes de Tejero en Bilbao.
De todas formas que bien lo pasaste en Cerro Mureano eh!
Un saludo

Robotroncho dijo...

Yo estaba tomando una caña en el Ateneo. Vi los carros de combate salir; da muuucho miedo.
Un año después los vi por dentro, por fuera y por todos los lados, era militar.

ENTRADAS HISTORICAS (ABRIL 2015)

20 de abril del 90 (25 años después)


Supongo que conocerás la famosa canción 20 de Abril del 90 de Celtas Cortos. Sin no la conoces puedes escucharla aquí.Es una canción que me gusta muchísimo y que he cantado un montón de veces en los karaokes del mundo.

Hoy 25 años del día que da título a la canción he descubierto, gracias a la revista GQ, que la carta que Jesús Cifuentes (Cifu) envía a un antiguo "amor"y que da lugar a la canción, tuvo respuesta.

La respuesta no está precisamente llena de halagos, y de buenos recuerdos, si no todo lo contrario. Para ellos lo bueno y lo malo de aquel día y aquella relación, pero qué queréis que os diga, echo de menos como mínimo a la protagonista el agradecer que de aquella historia. buena o mala, surgiera una obra maestra como creo que es la famosa canción.


Aquí tenéis la letra de la canción y la respuesta de la chica:

Hola, chata, ¿cómo estás?
¿Te sorprende que te escriba?
Tanto tiempo es normal.
Pues es que estaba aquí solo,
me había puesto a recordar,
me entró la melancolía
y te tenía que hablar.


Hola “chato”:
(¿Me has llamado chata? ¿de verdad? ¿te ha poseído Arturo Fernández?) Pues ya que lo preguntas estoy mejor que en brazos. Y sí, sí que ha pasado mucho tiempo. Y no, de ti realmente ya no me sorprende nada. O sea que tus amigos hoy no salen, y te has dicho en pleno calentón “voy a escribirle una carta a ésta, a ver si suena la flauta”. Pues no, no ha sonado. De hecho no hay flauta, ni flautista, ni nada.


¿Recuerdas aquella noche
en la cabaña del Turmo?
¿Las risas que nos hacíamos
antes todos juntos?
Hoy no queda casi nadie de los de antes,
y los que hay han cambiado,
han cambiado, sí.
Lo de la cabaña lo recuerdo, claro que lo recuerdo. Yo allí contigo y con éstos, todos juntos de fin de semana romántico en ese submarino. Lo de las risas ya no tanto, mira por donde. Eso sí, estoy viendo como si fuera ayer a tus amigotes haciendo chistes verdes y poniéndose del revés mientras tú no podías ni sostener la guitarra. Y luego, los dos comas etílicos en medio de la montaña y la posterior peregrinación al hospital a las 5 de la mañana. Conducía yo, no sé si se te acuerdas, porque era la única que podía ver. Me alegro mucho de que tus colegas hayan cambiado, porque así no iban a ninguna parte.


Pero bueno, ¿tú qué tal? Di.
Lo mismo hasta tienes crios.
¿Qué tal te va con el tío ese?
Espero sea divertido.
Yo, la verdad, como siempre,
sigo currando en lo mismo.
La música no me cansa,
pero me encuentro vacío.

Pero hablemos de mí, que veo que ahora de repente te interesa. Te cuento brevemente: sigo con el “tío ese”, que tiene un nombre, se llama Joaquín. Es muy divertido, buena persona y romántico. Trabaja de profesor en la universidad, lo cual automáticamente lo convertirá para ti y tus amigotes en un aburrido trajeado y un vendido al sistema. Nadie es perfecto. Y por ahora no tenemos críos, pero estamos entrenando mucho, muy duro y por todas partes por si llega el día. Me duele leer que te sientes vacío, ¿tu grupito ese de fans putones ya no te llena? Aun así, y para que veas que no te guardo rencor, me alegro de verdad de que la música no te canse, sigue en ello porque lo demás se te da aún peor.


¿Recuerdas aquella noche
en la cabaña del Turmo?
¿Las risas que nos hacíamos
antes todos juntos?
Hoy no queda casi nadie de los de antes,
y los que hay han cambiado,
han cambiado, sí.

Veo que repites lo de la cabaña esa de los horrores. Y veo que has escrito la carta en rima asonante (tú es que no sabes rimar, Jesús, te lo he dicho muchas veces). Así que si sacas una canción sobre esto, por favor, no digas mi nombre.


Bueno, pues ya me despido,
si te mola me contestas.
Espero que mis palabras
desordenen tu conciencia.
Pues nada, chica, lo dicho,
hasta pronto si nos vemos.
Yo sigo con mis canciones
y tú sigues con tus sueños.

La verdad es que no te iba a escribir, pero cuando has dicho eso de “si te mola me contestas” he visto la luz. Y es que tienes los santísimos de apelar a mi conciencia. Yo que he sido tan mala de abandonarte porque (palabras textuales) “no tenía sensibilidad para apoyarte en tus complicados procesos creativos musicales”. Así que tú sigue con tus canciones, no te vaya a dar otro ataque de ansiedad como aquella vez que intentaste trabajar de verdad. Yo seguiré con mis sueños, esos imposibles, que son básicamente tres comidas al día, ropa limpia, un poco de cariño y otros caprichos egoístas de “burguesa acomodada”.


¿Recuerdas aquella noche
en la cabaña del Turmo?
¿Las risas que nos hacíamos
antes todos juntos?
Hoy no queda casi nadie de los de antes,
y los que hay han cambiado,
han cambiado, sí.

Pues eso, que te vaya bien en la cabaña, que veo que te has quedado ahí. Espero no encontrarme contigo, y si te encuentro y me hago la loca, no te lo tomes a mal, es que me das mucha pereza.
Hasta siempre, chato.

Y tú lector de este blog con quien te identificas más con Cifu o con la chica?

Entradas populares