domingo, 29 de noviembre de 2009

El Tulua



La semana pasada estaba tranquilamente tomando un trago en un pub, cuando de repente escuché una canción que se me hacía muy familiar, era música de los 70, pero no conseguía identificarla. Le pregunté al DJ y me dijo que era Gerdundula de Status Quo. Entonces por un momento retrocedí a mis 17, 18 años, y me acordé del Tulua nuestra "Disco" de Sodupe donde pasábamos las tardes de Domingo. Que pasada, era sonido Tulua 100%!
 
Así que llegué a casa la busqué y empecé a recordar canciones y fui creando una lista en Mixpod, con un único requisito tenían que ser canciones que me sonaran a Tulua. No importaba que me gustaran más o menos. La lista está aquí debajo para que tanto los que vivimos aquella época,como los que no, podamos envolvernos 30 años después en aquel ambiente musical.

Un domingo cualquiera
 
El ritual se repetía domingo a domingo, a la entrada el portero (Zapatones) nos miraba con cara de: "tienes edad para ir a la guardería, pero pasa que el negocio es el negocio", después un saludito a los amigos de COENEN y a la barra a por el mítico "SAN FRANCISCO". En aquella época no tomábamos Cubatas, ni Gintonics, y el Kalimotxo todavía se estaba diseñando en algún laboratorio.
Nosotros al San Francisco, con su zumito de melocotón, su granadina y el borde del vaso bien untado de azúcar. Ese era nuestro "Whisky" para pasar la tarde. Algunos tomaban "semáforos" o "lugumbas", pero no era lo mismo.
Cuando el "alcohol" había hecho su efecto, era hora de ir a bailar! Se trataba de pasarlo bien, pero también de ir acercando posiciones. Poco a poco ibas encontrándote con la fauna del lugar. Nunca faltaba el inigualable Soto, santo y seña del local, con su bigote a lo Emiliano Zapata y su eterno y personal baile con chasquido de dedos incluido. Tomaba la posición a primera hora de la tarde y era más difícil quitársela que a Pau Gasol. Luego estaba Agustín que le costaba distinguir el Tulua de su hábitat natural, el monte, así que perseguía a las mozas cual si fuera su ganado, y claro estas se escabullían como si vieran al lobo.
Y entonces veías aparecer una luz que salía del centro de la pista. Allí estaba la élite de la disco, las "galácticas" de Gordexola, formando un perfecto círculo. Tú te acercabas haciendo el Michael Jackson para impresionar. Pero aquello duraba poco, algo mas tarde llegaban los "equipos champions" y se llevaban a las estrellas...
Ramón García
Y quién era el maestro de ceremonias de aquella fiesta dominical? Quién se ocupaba de poner la música para que bailáramos todos? Quien hacía a veces de relaciones públicas en la discoteca? Pues un joven solo un par de años mayor que nosotros, llamado Ramón García. Todo un personaje, que ya en aquella época brillaba con luz propia y que años después llegaría muy lejos.
Pues sí, quien tantas veces nos ha felicitado el año nuevo capa en ristre, el presentador del Grand Prix, Qué apostamos, y tantos programas de éxito, estaba allí amenizándonos la fiesta a unos pocos. Sus padres dueños del local y su hermana Marina también colaboraban en que todo funcionara a la perfección.
Los lentos
Pero volviendo con el baile, cuando ya llevabas un buen rato dándole a la guitarra imaginaria al ritmo de Genesis o Los Ramones de haberte movido con los destellos de la luz del flash, empezaba a sonar "Take a walk on the wild side" de Lou Reed. Era el momento de agudizar los sentidos, llegaba la tanda a "lo lento", más conocida como "los agarraos". Había que estar muy atento porque con la música lenta empezaban a ocurrir fenómenos paranormales. Aquella a la que llevabas media hora acercándote con sigilo se esfumaba como si de una abducción extraterrestre se tratase, o lo que era peor, la veías agarrada al enemigo...
 
Y entonces empezaban los paseos, y esos pasillos que un poco antes estaban llenos de tías, estaban ahora repletos de tíos. Ahí estaba el pesado que solo sabía hablar de fútbol, o el tonto de clase que te recordaba que al día siguiente había que madrugar. "Aupa Urki" "Aupa tú" "Mañana a clase eh!" "Pues sí" "A ver si te entra un sarampión" pensabas tú para dentro.Y entonces ponían el "Yo no te pido que me bajes" de Pablo Milanés, mirabas a la pista y parecía que no bailaban de dos en dos, sino de uno en uno. Ese está bailando solo? Y es que en la segunda o tercera canción ya se paraba de decir tonterías, y empezaba el "chick to chick", y hacía su aparición "la llave del castillo de Butrón".
 
El caso es que tú seguías dando vueltas, pedías algún baile y la respuesta siempre era la misma "no me apetece". Y seguías buscando, y entonces optabas por subir "arriba", allí el panorama era mucho peor, más oscuro, y entonces aparecía otro fenómeno paranormal. La gente no tenía brazos, ni manos! Veías gerseys y chaquetas encima de las piernas, las parejas en posturas inverosímiles, pero todos eran mancos!
 
Harto de dar vueltas te juntabas con tus amigos que estaban igual o peor que tú y decías: Bah, aquí no hay nada! Vamos a ver lo que ha hecho el Athletic.Sello en la mano y para afuera.Cuando volvías te dabas cuenta que no había habido amputaciones. Brazos y manos volvían a estar en su sitio y las abducidas por los extraterrestres volvían a la pista.Y así iba pasando la tarde hasta que un sonoro "Emerson! Lake! and Palmer! actuaba a modo de sirena de fábrica y con el Peter Gunn ibamos desfilando con rapidez porque si te despistabas un poco perdías el tren.
Esa era nuestra tarde de domingo, así nos fuimos haciendo mayores. Hoy muchos años después, a veces pienso que no estaría mal volverse a juntar algún día bajo una bola de cristalitos, vernos con movimientos entrecortados por los efectos de un flash, coger otra vez la guitarra y darle duro al What Ever you Want de los "Status" o bailar el "Stay de Jackson Browne" abrazado a aquel sueño de juventud.
**********************************
Dedicado a Amaia. Gracias por tu gran ayuda.
**********************************
Días después de publicar esto, envié un mail al programa de Ramón García en Punto Radio con un enlace a este post. Esto es lo que amablemente contestó:
"Muchas gracias Jesús por tan buenos recuerdos.Gracias también por la recopilación de música, todas sonaron y mucho en el TULUA, no descarto algún día organizar una fiesta para antiguos amigos y clientes como tú. Han pasado muchos años pero a mi me parece que fué ayer, una época bonita de nuestra vida. Gracias por seguirme ahora en la radio y por tus palabras tan cariñosas, ya sabes donde me tienes, un saludo y como en el TULUA : Ladies and gentelman, Emerson, Lake and Palmer.RAMÓN GARCÍA."
Llega también al libro de visitas del Blog este comentario de Alberto Ereña, lo adjunto aquí por su interés: "A mí lo que me suena mucho a Tulua era el olorcillo característico al entrar....a humo viejo, humedad, ambientador perfumado con olor a rancio,..... ¿No os pasa a vosotros también hoy cuando entras en algún local muy de vez en cuando de éstas características y al entrar te recuerda a Tulua? A mí por lo menos si me pasa.Otro detalle, ¿recuerdas lo del color de las camisas balncas como brillaban cuando sonaba " a lo agarrao"y como se nos ponía la cara llena de puntos blancos con el "cointreau" en la mano que también brillaba y parecía que llevabas un farol e ibas con él en búsqueda de la presa?"

 

MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

No hay comentarios:

ENTRADAS HISTORICAS (AGOSTO 2014)

Agur Jaunak en Dax o "Lo vasco está de moda."


Durante el periplo vacacional de este verano, uno de los lugares de paso han sido Las Landas francesas. Es una zona preciosa llena de grandes lagos y multitud de árboles y bosques que hacen que el conducir por sus carreteras sea todo un placer.

Una de las sorpresas agradable de la estancia por el país vecino ha sido la visita a Dax máxime cuando coincidía con las fiestas de la ciudad. A la fiesta la llaman "Feria" y tiene muchas connotaciones españolas y vascas. Lo primero que sorprendía era ver a toda la gente vestida de blanco con pañuelo rojo al cuello a modo de los San Fermines, también llamaba la atención la gran afición a los toros, de hecho la Plaza de toros era el centro neurálgico de la fiesta. Además de la gran cantidad de gente que llenaba la plaza, había otra multitud alrededor de la misma siguiendo el acontecimiento a través de pantallas gigantes.

Al acabar la corrida, mi sorpresa fue mayúscula cuando observé que a modo despedida tocaban la canción de despedida por antonomasia de los vascos. Nuestro Agur Jaunak. Como se puede ver en el vídeo, allí estaban miles y milkes de personas escuchando en slencio, solemnemente uno de nuestros "himnos", una de nuestras señas de identidad, pero lo más curiosos es que estabamos en un territorio fuera del país vasco, pero incluso fuera de nuestro país vasco francés que engloba Lapurdi, Zuberoa y Nafarroa Beherea.

Ahí tenéis el vídeo como testimonmio de lo que cuento.



Y aquí una fotos de la fiesta "sanferminera"


Yo también me animé a salir a correr las vaquillas, pero esta de pocas me pilla.




Entradas populares