jueves, 10 de septiembre de 2009

Un principio científico dejado de lado

Hoy comienzo a incluir en el Blog algunos artículos sobre aspectos relacionados con la salud. Poco a poco iré desglosando comentarios, artículos, videos etc. en los que trataré de trasmitir mis ideas acerca de la salud, la no salud, los tratamientos, las medicinas etc. Hoy para empezar pongo un artículo del Dr. Eneko Landaburu socio fundador de Sumendi y actualmente desarrollando un proyecto de casa de reposo en Argentina denominado O'Páybo.


Un principio científico dejado de lado

El sabio ruso descubridor de los fagocitos Ti Méchnicov, premio Nobel de Medicina en 1908, publicó en 1907 «La prolongación de la juventud». Su sistema de rejuvenecimiento se basaba en la teoría de que la vejez tiene su origen en la autointoxicación, que, poco a poco, va invadiendo células, tejidos y órganos. Mtchnikov pensaba que las putrefacciones en el intestino grueso producían ese envenenamiento. Elaboró la teoría de que produciendo una flora intestinal favorable se evitaban las putrefacciones y, de este modo, la autointoxicación. Recomendaba tomar leches fermentadas (cuajada, yogurt, kéfir,...) como medio de evitar la putrefacción intestinal.

El experimento de un premio Nobel, el famoso cirujano y biólogo francés Alexis Cairel, galardonado con el premio Nobel de Medicina en 1912, llevó a cabo en el Instituto Rockefeller de Nueva York una serie de experimentos que vienen a dar en parte la razón a Méchnikov. Extrajo tejido del corazón de un pollo y logró mantenerlo vivo durante varios años en un medio similar al natural en cuanto a calor y a nutrición. Cuando este medio no era renovado con frecuencia, las células disminuían su actividad, decaían y daban muestras de haber entrado en las condiciones que caracterizaban a la vejez. Se demostró que no bastaba con agregar elementos nutritivos al caldo de cultivo. Era preciso renovarlo. Los desechos de la actividad vital de los tejidos lo iban saturando poco a poco y actuaban como tóxicos que paralizaban la actividad de las células cuando su cantidad pasaba ciertos límites. Al reemplazar el caldo de cultivo por otro, libre de toxinas, las células rejuvenecían y comenzaban a actuar con mucha actividad. La vejez de aquel tejido cardiaco se debía a intoxicación por la acumulación de sus propios residuos metabólicos y su rejuvenecimiento era el resultado de su limpieza, de su desintoxicación.

El agotamiento intoxica. El cuerpo humano mantiene su limpieza interior, con sólo de 4 a 6 litros de sangre circulando continuamente, recogiendo las basuras que eliminan los millones de células que componen los diversos órganos, y descargándola continuamente en el sistema depurativo (hígado, riñón, glándulas sudoríparas, pulmón, mucosa uterina,...). Este admirable mecanismo automático lo realiza el cuerpo continuamente, durante el día y sobre todo durante el reposo nocturno, que no tiene otra cosa que hacer.

En la vida cotidiana este proceso de desintoxicación se ve sobrecargado por la entrada de tóxicos desde el exterior: —a través del aire contaminado, por el humo de los cigarrillos, los tubos de escape de los coches, las fábricas... —a través de las vacunas, medicamentos, tabaco, alcohol, café, té, cacao, drogas moderna, hachís, heroína,...). —a través de las putrefacciones intestinales de que hablaba Méchnikov, que se producen al comer más cantidad de lo que uno es capaz de digerir en dicho momento o por hacer excesivas mezclas o malas combinaciones alimenticias. Llegado el momento de la vida en que el cuerpo es incapaz de recuperar las energías gastadas en las diversas actividades del cuerpo, se instaura el agotamiento que le hace imposible la evacuación de sustancias tóxicas, siendo éste el comienzo de la enfermedad. Todos los factores que atentan a la vida, sea en el campo físico, sea en el campo emocional, desde que venimos al mundo hasta el presente, se interrelacionan y se superponen para llegar a producir la alteración de la salud.

¿Por qué se margina este princpio tan sencillo y sensato? ¿Por qué está tan olvidado en investigaciones y en la práctica médica? A mí se me ocurren estas razones: 1.- A la hora de buscar explicación a las actuales miserias y epidemias que estamos padeciendo (enfermedades mentales, reumas, cáncer, alergias, arteriosclerosis,...) este principio profundamente realista obligaría a meter las narices en la mismísima realidad cotidiana, apuntaría al corazón de nuestra realidad, lo que exigiría un cambio profundo y radical a todos los niveles. 2.- Al ser un principio tan sencillo, permitiría el acceso y el control de la salud a la gente de la calle, lo que restaría poder a la clase médica. 3.- Todo tipo de medicación sería vista con recelo, al ser considerada como una fuente de intoxicación y por tanto de agravamiento del enfermo, lo que sería un fuerte atentado contra los intereses económicos de la potente industria farmacológica (que es la que normalmente subvenciona las investigaciones médicas).
Elle Méchnikov (arriba) y Alexis Carrel abajo

No hay comentarios:

ENTRADAS HISTORICAS (AGOSTO 2014)

Agur Jaunak en Dax o "Lo vasco está de moda."


Durante el periplo vacacional de este verano, uno de los lugares de paso han sido Las Landas francesas. Es una zona preciosa llena de grandes lagos y multitud de árboles y bosques que hacen que el conducir por sus carreteras sea todo un placer.

Una de las sorpresas agradable de la estancia por el país vecino ha sido la visita a Dax máxime cuando coincidía con las fiestas de la ciudad. A la fiesta la llaman "Feria" y tiene muchas connotaciones españolas y vascas. Lo primero que sorprendía era ver a toda la gente vestida de blanco con pañuelo rojo al cuello a modo de los San Fermines, también llamaba la atención la gran afición a los toros, de hecho la Plaza de toros era el centro neurálgico de la fiesta. Además de la gran cantidad de gente que llenaba la plaza, había otra multitud alrededor de la misma siguiendo el acontecimiento a través de pantallas gigantes.

Al acabar la corrida, mi sorpresa fue mayúscula cuando observé que a modo despedida tocaban la canción de despedida por antonomasia de los vascos. Nuestro Agur Jaunak. Como se puede ver en el vídeo, allí estaban miles y milkes de personas escuchando en slencio, solemnemente uno de nuestros "himnos", una de nuestras señas de identidad, pero lo más curiosos es que estabamos en un territorio fuera del país vasco, pero incluso fuera de nuestro país vasco francés que engloba Lapurdi, Zuberoa y Nafarroa Beherea.

Ahí tenéis el vídeo como testimonmio de lo que cuento.



Y aquí una fotos de la fiesta "sanferminera"


Yo también me animé a salir a correr las vaquillas, pero esta de pocas me pilla.




Entradas populares