martes, 10 de julio de 2018

La anecdota de Valdano sobre Maradona: "La Ciencia no falla"


En México, durante el Mundial del 86, Maradona me ganó una apuesta. Después de los entrenamientos solíamos quedarnos, sentados en el suelo, a hablar un poco para pasar el tiempo que durante las concentraciones no pasa nunca. Las charlas no tenían nada de extraordinario salvo la presencia de Diego que, como siempre, acaparaba el asombro de todos. Una de esas mañanas el mismo Diego se quedó mirando lánguidamente a los periodistas que nos esperaban (sobre todo a él) y dijo con desgana:
– Míralos.
– Son todos tuyos, te adoran -le contesté por decir algo.
– A ninguno le gusta el fútbol -siguió.
Para alentar la conversación elegí el otro lado del ring:
– Mentira, podemos discutir si saben o no, pero gustar les gusta a todos.
– ¿Qué nos jugamos a que no?
– ¿Y cómo hacemos para saberlo?
Imaginó un método que me llamó la atención por su originalidad y creí aceptable de manera casi científica. Se trataba de hacer caer un balón en medio del enjambre periodístico. Si lo devolvían con el pie, ganaba yo; si lo devolvían con la mano, ganaba él. Acepté la apuesta.
Diego se levantó despacio, agarró un balón y con esa precisión exagerada que tiene la depositó en medio del grupo en cuestión. Hubo un alboroto como del hormiguero pateado, un forcejeo del que sacó ventaja el más decidido y después de dar dos o tres pasos rapiditos para dejar claro quién había ganado el pleito, nos devolvió el balón con las dos manos, haciendo una especie de saque de banda.
Me defendí como pude:
– Pobre tipo, le dio vergüenza alcanzarla con el pie por ser vos Maradona.
Pero Diego también tenía respuesta para eso:
– Si yo estoy en una fiesta en casa del presidente de la nación con un esmoquin y me llega una pelota embarrada, la paro con el pecho y la devuelvo como Dios manda.
 
Extraído de El miedo escénico y otras hierbas, de Jorge Valdano, está publicado por Punto de Lectura (2002).

No hay comentarios:

ENTRADAS HISTORICAS (ENERO 2016)

Zona de Fiesta (Mi experiencia en la radio)


Corrían las fallas del año 2014 cuando un amigo de la familia me pidió que pusiera un poco de música en su Casal (Una especie de txoko asociado a la falla). A mí que siempre me ha gustado poner música en fiestas y saraos varios, me encantó la idea y acepté. Días después, allí estaba yo en el escenario con mi “maleta” llena de temas de todos los tipos y colores, intentando animar a aquel grupo de gente de todas las edades. Avatares del destino quisieron que aquella noche se alinearan planetas y satélites y la sesión saliera  bien.
Aquella sesión en la Falla de Mura
Mezclado entre el resto de falleros estaba Rubén, quien al terminar la noche me dijo que quería hablar conmigo porque tenía una emisora de radio y podía haber un hueco para mí. Cuando estás 5 minutos al lado de Rubén,  te das cuenta que es de esas personas que no espera que pasen las cosas, sino que hace que “las cosas sucedan”. La reunión se produjo y allí me contó el proyecto de radio que estaba lanzando. Me contó que se había rodeado de unos cuantos Disck Jockeys para emitir diariamente un montón de horas de buena música por las comarcas del Camp del Turia y de los Serranos. Días más tarde ya estaba yo presentando mi nuevo programa “Zona de fiesta”. Yo haciendo un programa de radio! DJ Vitas emulando a sus idolatrados Ana Blanco, Ramón García, Ely del Valle, Patxi Herranz, cuando presentaban los Cuarenta Principales de Bilbao. No me lo podía creer!

Con Rubén Roca
Sin haber presentado nunca y habiendo pinchado poquito, no hace falta decir que los primeros programas fueron un desastre. Allí fallaba todo, la parte técnica, la locución las mezclas…. Supongo que así tenía que ser, las cosas se aprenden haciéndose y equivocándose. Uno pasaba las semanas colgado de los programas de radio, oyendo música hasta por las noches para encontrar el tema idóneo que pinchar el domingo. Había que rellenar dos horas de música moderna, muy moderna “Anterior al 2013 ya es antiguo Jesus” Me decía Rubén. Y ahí fuimos poco a poco completando programas, mejorando cada semana un poco la calidad del programa, incluyendo nuevos estilos musicales (“Electrolatino no Jesus que he puesto un detector y explota la emisora”). Y como que no quiere la cosa conseguimos terminar 37 programas completos. Desde el 6 de Abril de 2014, hasta el 27 de febrero de 2015. Allí se paró temporalmente el proyecto, aunque me llegan voces de que es posible que DCCFM que así se llamaba la emisora vuelva a resurgir.

Hoy con la magia de internet he colgado todos los programas en una web y ahí están disponibles para quien quiera escucharlos y criticarlos.
Cartel del programa Zona de Fiesta
Pincha AQUÍ para acceder a los 37 programas. La mayoría los he subido sin locución, es decir solo la música sin mi presentación pero hay varios en los que también se escucha al “presentador”. Son los que pone completo. Os recomiendo el programa 29. Fue un especial con los mejores temas del año. El 27 dedicado por completo a la música Trance desde sus orígenes y el 18 cortito pero buenísimo.

Entradas populares